lunes, 12 de julio de 2010

huir

empiezas tu día con calcetines diferentes, no te das cuenta, cierras por fuera la puerta. pretendes alejarte de aquello que te anuda la garganta y que arranca de a poco tu lengua. tus amigdalas ya no sienten el frío de la tarde.
tragas saliva, no puedes regresar. abrigo y hojas secas.
no entiendes el motivo, caminas en círculo, tus pies parecen cansados, tristes.
en aquel lugar aún te esperan, quizas sólo sea el recuerdo de tus uñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada