martes, 6 de julio de 2010

llueve

delgada lluvia que cae sobre tu cara reseca y fría, resbala por tu frente castigada por los años.
tus pestañas sirven de alero para tu boca.
caminar, sentir el viento, calentar tus manos con tu aliento. olor a olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada