domingo, 12 de agosto de 2012

odio

odio a las personas y sus pensamientos enfermos. me odio y odio respirar. odio sentir odio. odio aquel interminable olor a podrido, que se aloja en las encías. a veces sonrío. otras me siento ajeno. adolorido, cansado y muerto. quisiera no tener pulmones, y donar cada uno de mis órganos estando vivo. no quiero conocer la oscuridad de la madera, no quiero. no quiero que me saluden a través de un vidrio, no quiero que me vistan, no quiero que pinten una sonrisa en mi. no quiero lágrimas, no quiero flores. las odio. no quiero conocer la soledad, no quiero. sólo quiero descansar del odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada