jueves, 13 de mayo de 2010

desalojo

tu respiración se acelera, caes al suelo, ese cuerpo ya no te pertenece, eliges irte sin despedirte, sin avisar. sólo piensas en caminar por el angosto camino. oyes denuevo el sonido de las abejas que asustadas vuelan para buscar un refugio. no sabes el motivo, no entiendes.
sobre la mesa dejas un papel maltratado por el tiempo. escrito con los pies de un ciego.
tiemblan tus piernas. aunque tu mochila lleve calcetines y el aroma a primavera, sigues siendo un niño que huye de la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada