lunes, 17 de mayo de 2010

sinsabor

de pronto el capullo se quiebra al igual que tu orgullo, que cambia con cada mirada. sentado en el lugar de siempre dos de azucar acompañan tu amargura. despertar y volver. siluetas en la pared que se borran con lentitud. manos sucias, hombros dislocados y piernas de bailarina, por las avenidas caminan sin voltear, ya no sonries. esperas volver a tu árbol y abrigarte con miel.
tu voz se apaga, pero no te resulta dificil decir lo que sientes. mientes, te arrepientes, apretas los dientes. te sientes observado por la gente, tu cara delata aquel miedo a equivocarte, tus piernas tiemblan. puedes hablar, pero ya es demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada